¿Por qué los católicos creemos en reliquias de santos cuando la Biblia enseña que sólo debemos recurrir a Jesucristo?



Estamos de acuerdo que todo poder viene de Jesús. Pero la Biblia enseña que Jesús confirió su poder a los suyos para que cooperen con El. Convocando a los Doce, les dio autoridad y poder sobre todos los demonios, y para curar enfermedades (cfr. Lucas 9,1). Dice Jesús: “Mirad: os he dado potestad para pisotear serpientes y escorpiones y todo el ejército del enemigo. Y no os hará daño alguno” (Lucas 10,20).Desde el principio los cristianos acudieron a los Apóstoles para con ellos acercarse a Jesús. Acudían asiduamente a la enseñanza de los apóstoles, a la comunión, a la fracción del pan y a las oraciones. El temor se apoderaba de todos, pues los apóstoles realizaban muchos prodigios y señales (Hechos 2,42-43).No solo los Apóstoles sino también todos los miembros de la Iglesia podemos y debemos ayudarnos mutuamente ya que somos un cuerpo en Jesucristo. Esta facultad de ayudarnos no termina con la muerte. Los santos en el cielo tienen aún más poder por su unión más íntima con Cristo.Las reliquias representan a la persona con la que está asociada.
Recordemos la mujer enferma que acudió a Jesús y tocó su manto: “habiendo oído lo que se decía de Jesús, se acercó por detrás entre la gente y tocó su manto. Pues decía: ‘Si logro tocar aunque sólo sea sus vestidos, me salvaré’.  Inmediatamente se le secó la fuente de sangre y sintió en su cuerpo que quedaba sana del mal” (Marcos 5,27-29).  Ella no tocó el manto por el valor intrínseco del manto sino por tocar a Jesús. De la misma forma, tocamos las reliquias y las veneramos no por ellas mismas sino por el santo al que representan.Dios puede concedernos milagros por intercesión de los santos, pero más importante es acercarnos a los santos para inspirarnos en sus vidas e imitarlos con el deseo de también nosotros vivir en santidad y llegar al cielo. Vosotros, en cambio, os habéis acercado al monte Sión, a la ciudad de Dios vivo, la Jerusalén celestial, y a miríadas de ángeles, reunión solemne y asamblea de los primogénitos inscritos en los cielos, y a Dios, juez universal, y a los espíritus de los justos llegados ya a su consumación (Hebreos 12, 22-23).
Las reliquias en la Biblia
Eliseo recibe de Elías el manto con el cual hace milagros (cfr. II Reyes 2, 9-14).Un muerto resucita al tocar los huesos de Eliseo: “Estaban unos sepultando un hombre cuando vieron la banda y, arrojando al hombre en el sepulcro de Eliseo, se fueron. Tocó el hombre los huesos de Eliseo, cobró vida y se puso en pie” (II Reyes 13,21).
“Dios obraba por medio de Pablo milagros no comunes, de forma que bastaba aplicar a los enfermos los pañuelos o mandiles que había usado y se alejaban de ellos las enfermedades y salían los espíritus malos” (Hechos 19,11-12).
En estos tres casos las reliquias de hombres santos fueron instrumentos para obrar milagros. Jesús prometió a los Apóstoles que harían milagros. Dios puede utilizar las cosas naturales de forma sobrenatural (Cfr. Tb. 11, 7-15
1 comentario

Entradas populares de este blog

20 citas bíblicas imprescindibles para todo católico.

Orar por los difuntos, es biblico ?

LA MISA ESTA EN LA BIBLIA ¡¡ ENTERATE AQUI .