Pedro y Pablo, Los Santos gloriosos y Todo Alabados Jefes de los Apóstoles

De: Albert de Róterdam


Sermón de San Agustín, Obispo de Hipona


Hoy la Santa Iglesia piadosamente conmemora los sufrimientos de los Santos Gloriosos y Todo-Alabados Apóstoles Pedro y Pablo.


San Pedro, el ferviente seguidor de Jesucristo, por la confesión profunda de Su Divinidad: "Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios Viviente", fue considerado digno por el Salvador a conocer en respuesta, "Bienaventurado eres, Simón ... Yo te digo, que tú eres Pedro [Petrus] y sobre esta piedra [petra] Yo edificaré mi Iglesia "(Mt.16 :16-18). En "esta piedra" [petra], está en lo que dices: "Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios Viviente" es en esta confesión que yo edificaré mi Iglesia. Por lo cual el "tú eres Pedro": viene de la "piedra" [petra] que Pedro [Petrus] es, y no de Pedro [Petrus] de donde la "piedra" [petra] es, al igual que el cristiano es de Cristo, y no a Cristo de los cristianos. ¿Quieres saber, de qué tipo de "piedra” [petra], el apóstol Pedro [Petrus] fue nombrado? Escucha el apóstol Pablo: “Porque no quiero, hermanos, que ignoréis” dijo el Apóstol de Cristo “que nuestros padres todos estuvieron bajo la nube, y todos pasaron el mar; Y todos en Moisés fueron bautizados en la nube y en el mar; Y todos comieron la misma vianda espiritual; Y todos bebieron la misma bebida espiritual; porque bebían de la piedra espiritual que los seguía, y la piedra era Cristo"(1 Cor.10: 1-4). Aquí está el (lugar) de donde la "piedra" es Pedro.


Nuestro Señor Jesucristo, en los últimos días de su vida terrenal, en los días de su misión para la raza humana, eligió de entre los discípulos a sus doce Apóstoles para predicar la Palabra de Dios. Entre ellos, el apóstol Pedro por su caliente ardor fue concedido ocupar el primer lugar (Mt.10: 2) y de ser lo que es la persona representante para toda la Iglesia. Por lo tanto, se le dice, preferentemente, después de la confesión: "Yo te daré las llaves del reino de los cielos: y todo lo que atares en la tierra, quedará atado en el cielo: y todo lo que desatares en la tierra: quedará desatado en los cielos "(Mt.16: 19). Por lo tanto, no fue un hombre, sino la Iglesia Única y Universal, que recibió estas llaves "y el" derecho de atar y desatar.” Y aquella fue en realidad la Iglesia, que recibió este derecho, y no exclusivamente una sola persona, dirijan su atención a otro lugar de las Escrituras, donde el mismo Señor dice a todos sus apóstoles, "Recibid el Espíritu Santo" y aún más después de esto, “A los que remitiereis los pecados, les son remitidos: á quienes los retuviereis, serán retenidos.” (Juan 20: 22-23), o: " todo lo que ligareis en la tierra, será ligado en el cielo; y todo lo que desatareis en la tierra, será desatado en el cielo" (Mt.18: 18). Por lo tanto, es la Iglesia que liga, la Iglesia que desatara, construida sobre la piedra angular, Jesucristo mismo (Ef 2:20), quien liga y desata. Que las dos cosas atar y desatar se teman: desatar, con el fin de no caer en esto otra vez, atar, con el fin de no permanecer para siempre en esta condición. Por lo tanto "Prenderán al impío sus propias iniquidades, Y detenido será con las cuerdas de su pecado," dice la Sabiduría (Prov. 5:22); y con excepción de la Santa Iglesia en ninguna parte es posible recibir la desligación.


Después de Su Resurrección el Señor encomendó al Apóstol Pedro para apacentar Su rebaño espiritual, no porque, entre los discípulos sólo Pedro era el único que ante merecía apacentar el rebaño de Cristo, pero Cristo se dirige sobre todo a Pedro, porque, Pedro fue el primero entre los Apóstoles y, como tal, el representante de la Iglesia, además se había dirigido solamente a Pedro, como al Apóstol principal, Cristo en esto confirma la unidad de la Iglesia. "Simón hijo de Jonás" - dice el Señor a Pedro - "¿me amas?" - Y el apóstol respondió: "Sí, Señor, Tú sabes que te amo", y una segunda vez se le preguntó lo mismo, y una segunda vez el le respondió, le pregunta por la tercera vez, viendo que no le creía, se entristeció. Pero, ¿cómo es posible que él no crea a Aquel Uno, Que conocía su corazón? Y por esto Pedro contestó: "Señor, Tú sabes todas las cosas; tú sabes que te amo." "Y Jesús le dijo” tres veces "Apacienta mis ovejas" (Juan 21:15-17).
Además de esto, la triple pregunta del Salvador a Pedro y la triple confesión de Pedro ante el Señor tenían un propósito benéfico particular para el Apóstol. Ese, a quien se le dio "las llaves del reino" y el "derecho a atar y desatar," se obligo tres veces por el miedo y la cobardía (Mt. 26:69-75), y el Señor le desata tres veces por Su llamada, y por su confesión de fuerte amor. Y, literalmente, apacentar el rebaño de Cristo fue atribuido a todos los Apóstoles y sus sucesores. “Por tanto mirad por vosotros y por todo el rebaño ", el apóstol Pablo exhorta a los presbíteros de la iglesia," en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cual ganó por su sangre" (Hechos 20:28); y el apóstol Pedro a los ancianos: "Apacentad la grey de Dios que está entre vosotros, teniendo cuidado de ella, no por fuerza, sino voluntariamente; no por ganancia deshonesta, sino de un ánimo pronto; Y no como teniendo señorío sobre las heredades del Señor, sino siendo dechados de la grey. Y cuando apareciere el Príncipe de los pastores, vosotros recibiréis la corona incorruptible de gloria"(1 Ped. 5:2-4).


Es notable que Cristo, habiendo dicho a Pedro: "Apacienta mis ovejas", no dijo: " apacienta tus ovejas," sino para apacentar el buen siervo, las ovejas del Señor. “¿Está dividido Cristo? ¿Fue crucificado Pablo por vosotros? ¿ó habéis sido bautizados en el nombre de Pablo?" (1 Cor.1: 13) "Apacienta mis ovejas." Por lo cual "lobos ladrones, lobos opresores, los maestros mentirosos y mercenarios, no estan preocupados por la grey" (Mt.7: 15; Hechos 20:29; 2 Pedro 2:1, Juan 10:12), después de haber robado un rebaño ajeno y hacer los despojos, como si fueran de su propia ganancia particular, piensan que apacientan sus rebaños. Estos no son buenos pastores, como los pastores del Señor. "El buen pastor da su vida por las ovejas" (Juan 10:11), que se le han encomendado por el mismo Pastor principal (1 P. 5:4). Y el Apóstol Pedro, fiel a su vocación, entregó su alma por el rebaño de Cristo, que selló su apostolado con la muerte de mártir, es ahora glorificado por todo el mundo.
El apóstol Pablo, antes Saulo, fue cambiado de un lobo ladrón en un cordero tierno. Antes era un enemigo de la Iglesia, y después, se manifiesta como un Apóstol. Anteriormente la acechaba, luego predicaba. Habiendo recibido de parte los sumos sacerdotes la autoridad de tirar todos los cristianos en cadenas para su ejecución, ya estaba en el camino, respirando aún “amenazas y muerte contra los discípulos del Señor" (Hechos 9:1), con la sed de sangre, pero "El que mora en los cielos se reirá; El Señor se burlará de ellos." (Sal 2:4). Cuando él, "había perseguido y hostigado" mucho "la Iglesia de Dios" (1Cor.15: 9, Hechos 8:5), llegó cerca de Damasco, y el Señor del Cielo le dijo: "Saulo, Saulo, ¿Por qué me persigues?" y Yo estoy aquí, y Yo estoy allí, estoy en todas partes: aquí esta Mi cabeza; allí esta Mi cuerpo. No existe nada sorprendente en esto, nosotros mismos somos miembros del Cuerpo de Cristo. "Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues, dura cosa te es dar coses contra el aguijón." (Hechos 9:4-5). Saúl, sin embargo, "temblando y asustado," dijo: "¿Quién eres, Señor?" El Señor le respondió: "Yo soy Jesús a quien tú persigues".


Y Saúl de repente sufre un cambio: "¿Señor, qué quieres que haga?"-- dijo. Y de repente para él dijo la Voz: " Levántate y entra en la ciudad, y se te dirá lo que te conviene hacer." (Hechos 9:6). Aquí el Señor envía a Ananías: "Levántate y vete a la calle" a un hombre, "llamado Saulo", y bautízalo, "porque instrumento escogido me es éste, para que lleve mi nombre en presencia de los Gentiles, y de reyes, y de los hijos de Israel" (Hechos 9, 11, 15, 18). Este vaso debe ser llenado con Mi Gracia. "Entonces Ananías respondió: Señor, he oído á muchos acerca de este hombre, cuántos males ha hecho á tus santos en Jerusalén. Y aun aquí tiene facultad de los príncipes de los sacerdotes de prender á todos los que invocan tu nombre" (Hechos 9:13-14). Pero el Señor con urgencia mando a Ananías: "Busca y tráemelo, porque instrumento escogido me es este: Porque yo le mostraré cuánto le sea menester que padezca por Mi nombre (Hechos 9:11, 15-16).


Y en realidad el Señor le mostró al Apóstol Pablo que cosas tenía que sufrir por Su Nombre. Él le dio instrucciones sobre los hechos; Él no se detuvo en los lazos, las cadenas, las prisiones y naufragios; El mismo sentía por él en sus sufrimientos, El mismo lo guió hacia el día de hoy. En un solo día el recuerdo de los sufrimientos de estos dos Apóstoles se celebra, a pesar de que sufrieron en días separados, sino por el espíritu y la cercanía de su sufrimiento se considera solo uno. Pedro fue primero, y Pablo le siguió poco después. Anteriormente llamado Saulo, y luego Pablo, ha transformado su orgullo en humildad. Su mismo nombre (Paulus), que significa "pequeño, poco, menos", lo demuestra. ¿Que es el Apóstol Pablo después de esto? Pregúntele a él, y él le da respuesta a esto: "Yo soy", dice él, "el más pequeño de los Apóstoles ... he trabajado más que todos ellos: pero no yo, sino la gracia de Dios que fue conmigo"(1 Cor.15 :9-10).


Y así, hermanos, celebrando hoy la memoria de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo, recordando sus venerables sufrimientos, estimamos su fe verdadera y vida santa, estimamos la inocencia de sus sufrimientos y la confesión pura. Amando en ellos la calidad sublime e imitándolos por los grandes hechos”(2 Tesalonicenses 3: 5-9), alcanzamos esa bienaventuranza eterna, que es preparada por todos los santos. El camino de nuestra vida antes era más grave, más espinosa, difícil, pero "también teniendo en derredor nuestro una tan grande nube de testigos " (Hb 12, 1), habiendo pasado por lo largo de ella, hace ahora más fácil para nosotros, y más ligero, y más fácilmente de transitar. En primer lugar, pasó por ella "el autor y consumador de nuestra fe," Nuestro Señor Jesús Cristo mismo (cf. Hb 12, 2); Sus Apóstoles audaces Lo siguieron, y luego los mártires, los niños, las mujeres, las vírgenes y una gran multitud de testigos. Quien actuó en ellos y les ayudó en este camino? El que dijo: "Sin mí nada podéis hacer" (Juan 15: 5)

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

20 citas bíblicas imprescindibles para todo católico.

Orar por los difuntos, es biblico ?

LA MISA ESTA EN LA BIBLIA ¡¡ ENTERATE AQUI .