¿20 mitos católicos... o eso dice Daniel Sapia?

 

El protestante argentino Daniel Sapia, a quien ya hemos respondido en anteriores ocasiones, es autor de un curioso artículo titulado "20 mitos católicos referentes al cristianismo evangélico".
En ese artículo, Sapia nos muestra una serie de supuestos mitos católicos, comentados por él. Es cierto que en muchos casos, hay un mito detrás de la afirmación; pero por lo que veremos, se trata del mito de algunos católicos, no del católico en general.
Y en otros casos, la afirmación no conlleva un mito, sino que es perfectamente real, como más adelante constataremos.

Las palabras de Daniel Sapia se escribirán en Azul, las de Jesús Hernández en Rojo

Mito 1: Los protestantes

Es normal que el Católico coloque en la bolsa de “los Protestantes” a diferentes denominaciones eclesiales, aunque estas conlleven implícitas y explícitas diferencias doctrinales entre si, cayendo en un “rejunte” totalmente heterogéneo que inhabilita para todo propósito su conjunta consideración.
No obstante esto, el "rejunte" sucede, por ignorancia, por desinterés o -por qué no- por conveniencia. Si bien los Cristianos Evangélicos (“Los Evangelistas”) pueden ser considerados “Protestantes”, NO TODOS los denominados “Protestantes” son Cristianos Evangélicos.

En este caso, el mito es de ALGUNOS católicos solamente.
Yo, por ejemplo, estoy perfectamente enterado de que no todos los Protestantes son Cristianos Evangélicos.
Como yo, están enterados numerosos apologistas, sobre todo los que han estudiado a fondo doctrinas de las diferentes denominaciones protestantes. Pero es aún mayor el porcentaje de católicos que no se preocupan de distinguir a los protestantes, y tampoco caen en lo que Sapia denuncia: En llamar "cristianos evangélicos" a todos los protestantes.
Me viene a la mente un sermón en una Misa, a la que tuve la oportunidad de asistir, donde el sacerdote, en su sermón, tocó justamente el punto de los Protestantes, y dijo (aprox.): "Pero a pesar de todo esto, la mayoría de protestantes sí son cristianos; excepto algunos que de plano "la riegan", como los Mormones y los Testigos de Jehová".
Un apologista de tiempos actuales, el P. Luis Butera, fundador de los Misioneros Servidores de la Palabra, escribió un folleto titulado "3 obsequios a mis hermanos protestantes", en el cual expone argumentos católicos sobre el Papa, la Virgen María y la Eucaristía, pero añade, al final de su obra, que ese folleto "no sirve para grupos como los Mormones y Testigos de Jehová, por no ser ellos cristianos".
El mito, por lo tanto, no es un "mito católico", sino un mito de algunos católicos.


Mito 2: «El Protestante se fue de la Iglesia Católica porque la desconocía. Ya lo dice la frase popular: “Católico ignorante, seguro Protestante”...»

Lo primero que se me ocurre es imaginar lo duro que debe ser para un Católico que ama a su Institución el saber que alguien salió de ella teniendo reales y justificados motivos para hacerlo.
Para eludir esta probable (y poco deseada) circunstancia, lo más sencillo es desacreditar al sujeto respecto de sus conocimientos sobre la Santa Madre Iglesia.
Lo curioso es que cuando quien sale es un sacerdote ordenado, este argumento ya no funciona, y entonces se esgrime otra variedad ad hoc, como que se volvió loco o apostató de su fe “por una pollera”.

Empecemos desde el principio:
En primer lugar, sí es cierto que la gran mayoría (un porcentaje muy elevado), de católicos que se pasan al protestantismo, lo hicieron porque desconocían su doctrina.
El mismo Daniel Sapia es uno de estos casos de ex-católicos (y qué mejor prueba de ello que sus "palabras de bienvenida a su sitio"). Yo he tenido oportunidad de dialogar con muchos protestantes que eran católicos, y prácticamente TODOS se salieron de la Iglesia Católica sin conocerla como corresponde a un verdadero católico.
Tal vez la fuerza de este "mito" quiere ser algo como que "no existen protestantes que se salieron del catolicismo por ignorancia", pero la verdad es que no sólo existen, sino que son la mayoría.
En cuanto a los sacerdotes ordenados: Los sacerdotes estudian su doctrina, pero no siempre profundizan en ella, prueba de ello es que son relativamente POCOS los sacerdotes que se dedican a la Apologética.
Yo he escuchado testimonios de ex-sacerdotes que ahora son protestantes, y me da lástima ver como llegaron a ser sacerdotes, sabiendo tan poco de su fe. Es el caso de sacerdotes que a la hora de hablar con protestantes, "no sabían qué contestarles ni tenían argumentos".
Un ejemplo es José Borras, cuyo testimonio se encuentra en el sitio de Daniel Sapia, y quien hace una patética relación de cómo se quedaba callado ante los protestantes.
El argumento sigue funcionando; no es que se "volvieran locos" o "apostaran por una pollera", sino que, simplemente, una vez ordenados sacerdotes, NO BUSCARON PROFUNDIZAR SU CONOCIMIENTO DE LA FE. Eso es todo.
Y como paralelo de ello, hay muchísimos Pastores protestantes poco preparados en cuestión de Apologética.
No hay, por lo tanto, ningún mito en esta afirmación; porque son realmente CONTADOS los casos de católicos bien preparados y estudiados, que se salieron de la Iglesia Católica.


Mito 3: «Los Evangélicos son nuestros "hermanos separados"...»

Esta expresión en el fondo conlleva no poco sentido peyorativo, aún a pesar de ser manifestada con buena intención. El Cristiano Evangélico es principal y fundamentalmente “CRISTIANO”, y como tal su anhelo y esperanza es estar unido a Cristo, no considerando necesario ni mucho menos prioritario o imprescindible el someter su vida espiritual a ningún jerarca religioso terrenal.
En realidad quien “separa” es la Iglesia de Roma, quien abiertamente afirma que "fuera de ella no hay salvación" (Catecismo 846) y que además cataloga de hereje a todo fiel que no acate sus disposiciones doctrinales [*]. Y si de la Iglesia de Cristo hablamos, más bien los “separados” son quienes han decidido seguir mandamientos y tradiciones de hombres antes que obedecer lo revelado por Dios en la Escritura.

Para empezar, si a Sapia le parece peyorativo el llamarlo "hermano separado", tal vez pensaremos que le gustaría más ser llamado "hereje", como les llamaban a los protestantes en la época de la Contrarreforma. No se puede dar gusto a todos, y a mí no me suena peyorativo "hermanos separados"; cuestión de opiniones y sensibilidad, no de "mitos".
Y la cuestión no es "quién se separó", sino que ESTAMOS REALMENTE SEPARADOS, quiéralo aceptar o no el sr. Sapia. Si se les llama "separados", es porque lo están, ni más ni menos.
Comento algo sobre "Roma": La Iglesia era UNA SOLA, y así permaneció desde el día de Pentecostés, hasta que algunos (arrianos, nicolitas, nestorianos, paulicianos, etc.,) se fueron separando de Ella. Toda la cristiandad, en la Alta Edad Media, reconocía como sucesor de San Pedro al Papa de Roma, y el primer descalabro en la unidad fue el Cisma de Oriente, protagonizado por los cristianos ortodoxos.
Los protestantes, surgidos a partir de la Reforma; siguieron el camino de los ortodoxos, pero su caso fue peor, por negar doctrinas que habían sido creídas durante quince siglos.
No hay, por lo tanto, ningún mito en esta afirmación; porque católicos y protestantes estamos efectivamente separados, y debería alegrarse el sr. Sapia de que (en buen espíritu cristiano), los consideremos HERMANOS.


Mito 4: «El "motor" de la fe del protestante es su anti-catolicismo...»

Si hablamos del Cristianismo Evangélico, pues, nada más lejos de la realidad. El centro de nuestra fe es Cristo y el motor que nos impulsa a predicar el Evangelio es el anhelo de llevar libertad en Cristo, especialmente a quienes creen otros evangelios, generalmente acomodado a los intereses particulares de su Institución religiosa.

Yo no he escuchado nunca semejante afirmación en labios de ningún católico, ni siquiera en los que se especializan en estudiar Apologética Cristiana.
Luego no tengo motivos para pensar que es cierto que se trata de un "mito católico". Me parece, en todo caso, que es el mito de algunos (muy pocos) católicos, si es que los hay.
Una cosa es la Fe del protestante, y otra el Proselitismo del protestante, e incluso éste último, yo no creo que sea motivado en todos los casos por anti catolicismo. Hay algo que no debemos olvidar: Existen evangélicos anticatólicos, aunque no sean la mayoría.
Sin embargo, Sapia sigue con su "mito", añadiendo además una embarrada de alusión a la Iglesia Católica, aunque, claro está, los protestantes pueden creer que a los católicos "nos falta libertad", pero los católicos podemos pensar de manera distinta. Luego también es cuestión de posturas. Los católicos somos cristianos, y como tales, requerimos menos del concurso del proselitismo evangélico, que, por ejemplo, gente como los ateos, musulmanes, budistas, etc..
Insistir demasiado con los católicos (¿Eh, sr. Sapia), puede parecer anti catolicismo, tomando en cuenta que nosotros ya somos cristianos, habiendo quienes no lo son.
Si hay quienes dicen que "el motor de la fe del protestante es su anti catolicismo", pues sí, es un mito. Pero ya que no es común (yo, por lo menos, jamás lo he escuchado), entre los católicos, esta afirmación, luego no hay ningún "mito católico" de por medio.


Mito 5: «El Evangélico proselitista desea robarle la fe al católico”...»

El Cristiano Evangélico predica a Cristo, no a su particular denominación religiosa. En este sentido, él no desea robarle la fe a nadie, ni necesita hacerlo.
Como discípulo de Cristo este Cristiano predica el Evangelio de la gracia de Dios en el sacrificio vicario y redentor del Mesías, a toda criatura, y cuando se dirige al pueblo Católico Romano, muy probablemente le advierte sobre las falsas doctrinas y tradiciones, ajenas y hasta contrarias al mensaje bíblico, que en su Institución se enseña.

En primer lugar, así como Sapia nos pide no generalizar, el tampoco debería hacerlo. él dice que "el cristiano evangélico predica a Cristo", pregunto yo,¿Acaso él conoce a TODOS los cristianos evangélicos, y sabe lo que predica CADA UNO?
Otra cosa que nos remite a las opiniones. El evangélico cree, evidentemente, que las doctrinas del católico son falsas. Pero el católico no cree lo mismo, y luego, empeñarse en que el católico apostate de su fe, es, si no robarle, por lo menos sí convencerlo de desprenderse de ella.
Y el mito también se da entre los protestantes, a mí más de un protestante me ha dicho (cuando debatíamos sobre doctrina), que "es inútil todo lo que haga, porque nunca conseguiré apartarlo del sendero de Cristo" ¡Cómo si tal fuera mi intención, vaya!.
Es un mito, efectivamente, porque la fe no se "roba", se DESTRUYE, se PIERDE, y eso sí está entre las consecuencias del proselitismo protestante, y por cierto, no sólo proselitismo evangélico, sino también de Sectas.


Mito 6: «El Evangélico "Protestante" odia al católico...»

Atroz mentira de Satanás. El Cristiano Evangélico no odia a nadie, mucho menos al fiel católico. Odia al pecado, causa del sacrificio vicario de Cristo. Si en realidad el Cristiano Evangélico "odiara" al católico, creyendo estar predicando la "verdad que hace libre" (Juan 8,32), lo más lógico sería que SE LA OCULTE a "su enemigo", en lugar de predicársela, incluso siendo frecuentemente causa de no pocos sinsabores, circunstancia ya mencionada en el punto 4 de esta serie.

Pues aquí la cuestión se complica. Sé que la gran mayoría de evangélicos no odian al católico, pero sí existen los que ODIAN A LA IGLESIA Católica.
Jack T. Chick (un conocido protestante), por ejemplo, sí odia a la Iglesia Católica, y eso lo prueban sus mentiras, calumnias y adulteraciones anticatólicas que hace de la Historia, como se ha expuesto en este sitio.
Es un mito que odian al católico como persona, pero sí hay (y son un número regular), los que odian a la Iglesia como institución, y quisieran verla desaparecer.
Sapia no me dejará mentir: él ha escrito en contra de la Iglesia, en contra de la persona del Papa, y ha dado origen a amargas discusiones:

Tal vez todo esto no sea odio, pero es algo bastante parecido, y por lo menos, con los mismos frutos que un odio hecho y derecho daría.
En cuanto a la "predicación de la verdad", de la que presume, pues queda en entredicho, cuando lo que se predican son datos erróneos, falsos y prejuiciados, como los que ya hemos enlistado, ¿Eso no son "atroces mentiras de Satanás"?
El "odio al católico" será un mito, PERO NO LO ES el odio a la Iglesia Católica, del que adolecen, lamentablemente, muchos evangélicos protestantes.
Y para el apologista católico no hay demasiada diferencia entre el odio a la Iglesia, y el odio a sus hijos.


Mito 7: «Las Sectas Protestantes fueron creadas hace apenas 500 años...»

Que producto de esto se formen diferentes comunidades eclesiales que pregonen esa misma fe no las constituye necesariamente por ello en una nueva “religión”. La Fe que se predica es la misma de la Sagrada Escritura, la cual no tiene “apenas 500 años”. ¿Dónde estuvieron estas personas durante 1500 años? Pues, formando parte de muchas comunidades eclesiales como los Valdenses, Hugonotes, Hussitas, Quakéros, Lolardos, etc., o incluso, por que no, hasta dentro mismo de la Institución Católica Apostólica Romana.

De hecho, los evangélicos actuales descienden, casi en su totalidad, de los reformadores del siglo XVI, como Lutero, Calvino, Melanchton, Zwinglio, Knox, etc., etc..
Existieron otros grupos pre-reforma, como los valdenses y husitas que cita Sapia, pero estos mismos grupos, surgieron hasta después del siglo XI (husitas en el siglo XV), y surgir hace 500 años, o aún 1000 años, no es suficiente.
La Iglesia de Cristo surgió hace 2000 años (aprox.), y movimientos como los nicolitas o arrianos, a pesar de ser casi contemporáneos de la Iglesia, no son más válidos.
En la época de las Cruzadas, por ejemplo, ya existían dos grupos notables, y no-católicos, y eran los ortodoxos y los albigenses, pero incluso estos grupos son posteriores al siglo XI... y ni ortodoxos ni albigenses son iguales a los actuales evangélicos.
El mismo Huss (en el siglo XV), creía en la presencia real de Cristo en la Eucaristía, lo que lo llevó a exigir la comunión bajo las dos especies (pan y vino), ¿Eso creen también los cristianos evangélicos, sr. Sapia?
No hay ningún mito de por medio. Los evangélicos actuales sí datan de hace 500 años (aprox.), cuando ocurrió la Reforma protestante en Europa. Antes existieron movimientos no-católicos, pero ninguno tan similar a los evangélicos, como el movimiento del siglo XVI.


Mito 8: «Las Biblias Protestantes poseen una traducción acomodada y tendenciosa...»

Esto no es cierto. Y hasta me atrevería a afirmar que las traducciones "protestantes" de la Biblia al Español son de superior calidad literaria y fidelidad al texto mayoritario que las propias Biblias católicas.
Y las traducciones "protestantes" (Reina-Valera a la cabeza), lejos de poder ser consideradas "corruptas o acomodadas", me atrevo incluso a decir que están muy por delante de las traducciones católicas en cuanto a fidelidad y confiabilidad textual.

El primer motivo por el que las Biblias protestantes son inferiores a las católicas, es que las primeras están incompletas, ya que no incluyen los 7 libros deuterocanónicos (Tobías, Judith, Baruc, Eclesiástico, Sabiduría y los 2 de Macabeos), aparte de no contar con algunos capítulos de Ester y Daniel. La cristiandad aceptó estos libros desde los sínodos de Hipona y Cartago, en el siglo IV, ¿Acaso tendrán más razón los protestantes del siglo XVI, que mutilaron la Biblia, que estos sínodos?
Sapia añade que la versión Reina-Valera "va a la cabeza" de las traducciones protestantes. Pues bien, la Reina-Valera contiene varios errores (¿o lo habrán hecho a propósito?), en lo que respecta al texto.
Cuando Cristo habla de la tradición farisea (Marcos 7:1-13), la Reina-Valera traduce la palabra "paradosis" [(Παραδοσις)] como "tradición", pero cuando San Pablo habla (en favor) de las tradiciones ( 2Tesalonicenses 2:15 y 1Corintios 11:2), la Reina-Valera traduce "paradosis" como "doctrina". Esto es tendencioso, le guste o no al sr. Sapia. Comparemos el texto de 2Tesalonicenses 2:15 de las versiones más populares Católica y Protestante, y cotejémoslo con un Diccionario Griego-Español:

Biblia de Jerusalén:
"Así pues, hermanos, manteneos firmes y conservad las tradiciones que habéis aprendido de nosotros, de viva voz o por carta".

Biblia Reina-Valera (1960):
"Así que, hermanos, estad firmes, y retened la doctrina que habéis aprendido, sea por palabra, o por carta nuestra".

Diccionario Manual Griego-Español (de José M. Pabón Urbina, editorial Bibliógrafa):
¿Dónde aparece la palabra DOCTRINA, como significado de PARADOSIS?

Aún si "paradosis" significara "doctrina", sería exigible, para los traductores, utilizar la misma palabra en los dos casos. Poner "doctrina" cuando Cristo condena la paradosis farisea, y poner "doctrina" cuando San Pablo remarca la importancia de la paradosis cristiana.
Y, ¿Por qué no explican el motivo de elegir palabras distintas para cada caso?

No olvidemos, tampoco, que la Reina-Valera, que "va a la cabeza", también traduce tendenciosamente un precioso texto relativo a la Virgen María, y me refiero al versículo de Lucas 1:28, donde el arcángel San Gabriel llama a María "kejaritomene" [(Κεχαριτομενη)], lo cual significa "Llena de Gracia", y no "muy favorecida", que es como pone la tan premiada Reina-Valera: 

Biblia de Jerusalén:
"Y entrando, le dijo:Alégrate, llena de gracia el Señor está contigo".

Biblia Reina-Valera (1960):
"Y entrando el ángel en donde ella estaba, dijo: ¡Salve, muy favorecida! el Señor es contigo; bendita tú entre las mujeres".

Diccionario Manual Griego-Español (el Pasivo "Jarito"):

Coloqué estos dos ejemplos como prueba de que la Reina-Valera (por lo menos), sí hace traducciones acomodadas y tendenciosas. En cuanto a la"superior calidad literaria y fidelidad textual", tengo otro comentario que hacer:
El versículo del profeta Oseas 13:14, habla en forma interrogativa, algo que ni la versión King James ni la Reina-Valera (protestantes ambas), traducen como interrogación:

Biblia de Jerusalén:
"¿De la garra del seol los libraré, de la muerte los rescataré? ¿Dónde están, muerte, tus pestes, dónde tu contagio, seol? La compasión está oculta a mis ojos."

Biblia Reina-Valera (1960):
"De la mano del Seol los redimiré, los libraré de la muerte. Oh, muerte, yo seré tu muerte; y seré tu destrucción, oh Seol; la compasión será escondida de mi vista."

No hay ningún mito. Las Biblias protestantes hacen traducciones acomodadas y tendenciosas, y no son de superior calidad literaria que las Biblias Católicas vistas globalmente , algo que para el caso viene a desmentir la marcada defensa que hace el sr. Sapia de las Biblias protestantes.
En este punto, al menos, la tal "superior calidad literaria" brilla por su ausencia.


Mito 9: «El Protestante "Sola Fe" desprecia las buenas obras...»

Por supuesto no es cierto. Lo que el Cristiano Evangélico cree es que sus buenas obras son consecuencia de la Salvación recibida a causa de su Nuevo Nacimiento espiritual en Cristo, y no un medio para MERECER dicha salvación. Por eso jamás despreciaría el buen obrar, pues este, ni más ni menos, es el testimonio fáctico de su nueva identidad como hijo de Dios.

Sola Fide, es una doctrina protestante, según la cual la fe es la única causa de justificación, aunque Santiago 2:24 dice exactamente lo contrario.
No creo, igualmente, que todos los protestantes "desprecien" las buenas obras, pero lo que sí hacen TODOS (con los que yo he intercambiado opiniones), es quitar todo el mérito posible de las obras hechas por católicos. Que si los santos, que si los ermitaños, que si las grandes obras de caridad, que si hay buenos sacerdotes, etc. Todo eso, lo minimizan, restándole importancia, y lo hacen a un lado con una facilidad y una despreocupación inauditas.
Y la otra cara de la moneda: Al tiempo de minimizar las buenas obras de católicos, ensalzan (cuando se da el caso), las buenas obras de protestantes, y lo mucho o poco que hagan en favor del cristianismo, sobre todo en asuntos de tipo histórico, como la tolerancia, "traducciones de la Biblia", una serie de BUENAS OBRAS en oposición a obras (falsas o verdaderas), atribuidas a la Iglesia Católica, y en especial, a la Santa Inquisición.

Pero la moneda tiene una TERCERA cara: Ya sabemos que los protestantes minimizan todo lo que pueden las buenas obras realizadas por católicos, pero eso sí: Las malas obras de algunos católicos son los reportajes favoritos de muchos protestantes, entre ellos el sr. Sapia, quien tiene afición por coleccionar noticias relativas a sacerdotes pederastas, la Inquisición (malas obras como matar personas), la (falsa) Taxa Camarae (serían malas obras, por ser un presunto documento simoniaco y corrupto), o las (impresiones personales sobre ídolos paganos, víctimas cristianas, Holocausto nazi) que lo llevan a llamar "Gran Ramera" a la Iglesia Católica. Anoto además la crítica 100% negativa que hace Sapia de la película La Pasión de Cristo, de Mel Gibson, sin tomar en cuenta los puntos buenos de este filme.
Se sigue la actitud porcina de olfatear únicamente la podredumbre, la porquería, despreciando las hierbas buenas que hay en el campo contrario.
Fijarse única (e insistentemente), en las malas obras de algunos católicos, y al mismo tiempo ignorar y restar importancia a las buenas obras de BASTANTES católicos, es, ciertamente, despreciar las obras de estos.
Y contra lo que dice Santiago 2:24, muchos (no todos) atribuyen a la Fe poderes cuasi-mágicos, como el de darle a uno (automáticamente), la categoría o grado de "salvo", y una capacidad de transformación que la Fe por sí sola no tiene, como puede leerse en este debate.
Es un mito, pero sólo a medias, porque en realidad el protestante tiene dos actitudes hacia las obras (que varían según el hacedor de estas obras).


Mito 10: «El Protestante Evangélico no cree en la Virgen María...»

¿Cómo no creer en alguien que la misma Biblia nombra, menciona, expone..? Por supuesto que el Cristiano Evangélico cree en la virgen María, pero no lo hace con las prerrogativas con que la adorna la fe Católica romana.

Quizá existe este mito, pero no es muy popular entre los católicos.
Una vez (y sólo una vez), leyendo una publicación católica sobre la vida de Santa Juana de Lestonnac, encontré que ponían a una mujer protestante diciendo que "los católicos creen en la Virgen María, pero eso son supersticiones", ha sido la única vez que me he topado con este mito que Sapia asegura "es católico".
Estoy enterado de que los protestantes no creen en ninguno de los cuatro dogmas marianos, y que a excepción de los católicos, sólo los ortodoxos creen en ellos (aunque no bajo la misma definición).
Los evangélicos, por ejemplo, creen en María como una simple mujer, ni mejor ni peor que otras, como he tenido la ocasión de apreciar, y como revela la traducción tendenciosa que hace la Biblia protestante Reina-Valera en el versículo de Lucas 1:28.
Si existe este mito, no es muy común, como para que sea un "mito católico".


Mito 11: «El Protestante Evangélico no ama a la Virgen María...»

En este punto es por demás necesario aclarar que el Cristiano Evangélico reconoce una diferencia abismal entre la bienaventurada virgen hebrea María y la "semi-diosa" honrada por la Iglesia Católica Apostólica Romana denominada "Santísima Virgen" (CIC 975), "Inmaculada-sin pecado" (CIC 490/4), "Reina del Universo" (CIC 966), "Madre de Dios" (CIC 971), "Trono de la Sabiduría" (CIC 721), "Abogada, Auxiliadora, Socorro, Mediadora" (CIC 969), "Madre de la Iglesia" (CIC 975, 963), "Fuente de Santidad y Perfección de la Iglesia" (CIC 829), "Esperanza del Mundo", etc. Tenga el lector por seguro que el Cristiano Evangélico, al igual que los discípulos y varones de Dios de las Sagradas Escrituras, no aman a este ídolo.

Aquí, nuevamente, el asunto es cuestión de opiniones. A Sapia podrá parecerle que los títulos dados a María son "hacerla una semi-diosa", como incorrectamente dice.
María no es una "semi-diosa", y Jamás me he encontrado con un católico que crea que María es "semi-diosa" o algo parecido.
Que los títulos no sean del agrado de Sapia, ya es otra cosa, porque casi todos (de la lista el que excluyo es el de "reina del universo"), se basan en la Biblia, como está demostrado en el artículo sobre las Letanías del Rosario. Ignoro si aman a la Virgen María, y yo, por lo menos, no haré juicio sobre esto. Lo que sí puedo decir es que en numerosas ocasiones de debatir con protestantes, ellos se referían de manera rayana en el irrespeto, a la Virgen María, llamándola "Diana" (diosa cazadora de los romanos), e "ídolo", como el mismo Sapia hace líneas arriba.
Buscan, además (la mayoría), que los católicos CESEN de dar culto a María, aunque no sea un culto de adoración, y como argumento esgrimen que culto hay uno sólo, y que, o la Idolatramos, o la Ignoramos, porque su extremismo les impide reconocer distintos grados de culto, de respeto, y de reconocimiento.
Oponerse de este modo al culto a María, aunque sea un culto respetuoso subordinado por completo al culto a Dios, sí parece (con permiso de Sapia), no amar a la Virgen María, y buscar que quienes la aman dejen de hacerlo. Ellos claman contra la idolatría, y yo uno mis voces a las suyas, pero, a diferencia de ellos, yo acepto las afirmaciones de la Iglesia y la Teología, según las cuales, se puede dar a María un culto de hiperdulía (amor y respeto sin adoración).
Por el momento, no sé si sea mito o no, porque los casos varían de protestante a protestante. Lo que sí es cierto, es que Sapia es de los más enconados atacantes (que yo conozco) del culto mariano.


Mito 12: «El Protestante Evangélico no cree en los santos...»

Lo que el Cristiano Evangélico no cree es en "santos especiales" o "nombrados" por una jerarquía humana, resultado de su particular evaluación, y que, además, podamos o debamos depositar en ellos (o ellas) nuestra fe en anhelos espirituales sobrenaturales.

Al igual que en el punto 10, sé perfectamente lo que cree la mayoría protestante respecto de los santos. Creen en ellos, pero no creen que puedan interceder por nosotros, y luego creen que el culto a los santos es inútil.
Mi respuesta es un encogimiento de hombros. Leyendo las vidas de los santos, los milagros que realizaron como instrumentos de Dios, los profundos pensamientos de unos, la elevación mística de otros, y las añadidas instancias bíblicas sobre el poder de la oración del justo (Santiago 5:16), me dan motivos suficientes para hacer caso a la Iglesia, y no a los protestantes.
No es un mito muy extendido, por lo que yo he podido apreciar.


Mito 13: «El Protestante Evangélico odia las "imágenes", pero tiene fotos de sus familiares...»

El Mandamiento prohíbe hacerse imágenes con el claro propósito de inclinarse a ellas para rendirle culto, cosa que, por cierto, nadie hace con la foto de su familiar... Argumentar lo de la "foto del familiar en la billetera" es el más claro síntoma de carencia de un argumento serio y fundamentado con el cual responder a la diáfana Palabra de Dios en éxodo 20:4.

En todo esto (de la Virgen, los santos y las imágenes), estos supuestos "mitos" no son sino afirmaciones que sólo católicos poco instruidos (en doctrina), pero muy activos (contra los protestantes) hacen. Parece que a Sapia le molestan sobremanera las afirmaciones de los católicos ignorantes, y se ocupa más de ellas, que de los argumentos que le puedan ofrecer teólogos y apologistas.
La afirmación más común que yo he oído al respecto, es que "los protestantes no usan imágenes", o "los protestantes no tienen imágenes en sus iglesias", pero nunca he oído a alguien que diga que ESO, se debe a que "las odian", como Sapia nos pone.
Y no hay mayores comentarios. A fin de cuentas, yo estoy de acuerdo también en que a una imagen no se le debe rendir honor, sino a la persona representada por la imagen, y ese honor final (absoluto), debe estar acorde a lo que la Iglesia estipula (dulía para ángeles y santos, hiperdulía para María, y latría para Dios).
Sin embargo, me gustaría recalcar que hablando de imágenes, la mayoría de los protestantes argumentan de entrada que "está prohibido hacerse imágenes", y la respuesta clásica es: "Entonces rompe todas las fotos de tus familiares, y las imágenes de los billetes de tu cartera". Después empiezan a clasificar las imágenes y a hablar de cultos e inclinaciones. Pero el argumento [infantil], empieza del lado protestante, pues son ellos quienes empiezan atacando el uso de imágenes religiosas, y no es el católico quien empieza a tratar de convencerlos de aceptar ese uso.
Tampoco éste es un mito muy extendido, por lo que yo he podido apreciar.


Mito 14: «El Protestante yerra en su interpretación de la Biblia, porque lo hace literalmente...»

Lo cierto es que gracias a ciertas experiencias pude comprender la enorme diferencia que existe entre leer las Sagradas Escrituras para conocer, entender, aprender y obedecer la Voluntad de Dios, a la mera acción de abrir la Biblia para buscar la mejor manera de justificar las sugerencias doctrinales que la Jerarquía de la Iglesia obliga a adherir irrevocablemente (Catecismo 88). Es más que claro, entonces, por qué la idea de "Sola Escritura" es tan vehementemente rechazada por Roma.

El mito será, en todo caso, de católicos muy ignorantes sobre la Biblia, porque la misma Iglesia Católica INTERPRETA LITERALMENTE una cantidad [no tengo el número exacto] de pasajes bíblicos. Por ejemplo, en lo relativo a la Eucaristía, el católico interpreta literalmente y el protestante lo hace simbólicamente.
Es cierto que muchos pasajes los interpretan literalmente, y yerran por eso, pero el error puede provenir tanto de una interpretación literal, como de una interpretación metafórica, como es el caso de la Eucaristía, que ya expuse.
En cuanto a la lectura de la Biblia, la Iglesia la recomienda insistentemente, (CIC. 2653), y recomienda su lectura, no una simple "búsqueda de justificaciones", de manera que esta calumnia de Sapia sale sobrando.
Si la Iglesia rechaza Sola Scriptura, es por dos motivos principales:

  • Porque desde el Génesis hasta el Apocalipsis, la Biblia no enseña Sola Scriptura
  • Porque la Sola Scriptura de la mayoría de los protestantes, lleva consigo una marcada indiferencia con respecto a la Tradición de los cristianos primitivos, y ESTO, porque esa Tradición, estudiada a fondo, es notablemente más católica que protestante. Entendemos que hay cierta conveniencia, por parte de los protestantes, en rechazar la Tradición oral (misma que defiende San Pablo en 2Tesalonicenses 2:15)

Si hay un mito, tampoco es muy conocido que digamos, porque, como ya he dicho, en el catolicismo también existe la interpretación literal.


Mito 15: «El Evangélico, como ya se cree salvo, no le importa si vive pecando alegremente...»

No es cierto. Estos no son más que prejuicios de personas que no han tenido oportunidad de vivir lo que un Cristiano Evangélico ha vivido, y por ende, hablan de lo que desconocen.
El Cristiano Evangélico cuida su testimonio de vida, pero lo hace por amor a quién pagó por su libertad espiritual, no por egoísmo personal para "no perder algo que consiguió" (Gracia Santificante).

Una vez más, rechazo la generalización: No le reconozco a Sapia la capacidad de hablar por TODOS Y CADA UNO de los cristianos evangélicos que hay en el mundo.
Conozco a nivel personal a algunos protestantes, y ciertamente viven en espíritu cristiano (al igual que muchos católicos que también conozco), pero eso no me da motivos para GENERALIZAR sobre todos, como tampoco conocer a un protestante disoluto, me daría derecho a suponer que TODOS los protestantes son disolutos.
Sin embargo, la teoría de Sola Fide, sí enuncia (sin siquiera recurrir a los prejuicios), que, puesto que basta creer para ser salvo, hacer buenas o malas obras no ayuda o perjudica en NADA.
Si Sola Fide descarta el valor de las buenas obras, también anula el valor negativo de las malas obras. Eso no es cuestión de los "prejuicios católicos" que mete Sapia en el menú; es cuestión de quienes elaboraron esta teoría de la justificación, teniendo entre sus máximos defensores a Martín Lutero.
De ahí que en teoría, Sola Fide sí permitiría vivir pecando alegremente. Que no lo hagan (por moral natural), es otra cosa. Ya lo dijo P. Hillaire: "Los protestantes son mejores que sus principios doctrinales".
El mito (de ser muy popular), está equivocado si se refiere al evangélico como persona (por desconocimiento de la actitud personal del susodicho). Pero no está equivocado en lo que se refiere a la tesis base del protestantismo: Sola Fide.


Mito 16: «A los Evangélicos les lavan el cerebro y les sacan la plata...»

Respecto a "lavar el cerebro", creo que no existe una forma más clara y evidente de ejercer dicha práctica que decirle a la feligresía (de manera indirecta, claro) que NO PIENSE NI DECIDA, pues alguien ya pensó y decidió, y sólo se debe limitar a obedecer obligatoriamente lo que se propone como cierto (Catecismo 88), y aunque algo lo vea de color blanco "debe afirmar que ES NEGRO si la Iglesia Jerárquica así lo determina", tal cual lo expresa textualmente Ignacio de Loyola en sus "Ejercicios Espirituales" (365:1).
Y en cuanto a que "te sacan la plata", pues, nadie es obligado, contra su propia voluntad, a entregar absolutamente nada. Cada cual ofrenda conforme a su deseo y compromiso con la obra y con el Señor.

Mis comentarios se centrarán sobre el "lavado de cerebro", mencionado por Sapia. Desde el primer momento, Sapia omite contestar al "mito", pero eso sí, descalifica (superficialmente) a la Iglesia Católica, sin explicar si hay o no "lavado de cerebro" hacia los protestantes.
Desde ahí, las cosas empiezan mal. Ahora, el mito sí existe, lo reconozco, ya que yo mismo acusé una vez al mismo Sapia de "lavado de cerebro". Ahora sé que es un mito, y como yo, supongo que muchos estudiosos del protestantismo lo saben, por lo tanto, para bastantes católicos, eso del "lavado de cerebro" YA NO ES UN MITO.
Sobre la acusación de Sapia: El católico es libre de pensar y decidir, y la Iglesia incluso fomenta esa libertad, declarándola en numerosas ocasiones. Lo que la Iglesia (y Dios arriba de ella), establecen, es que no se puede ser cristiano, sin creer lo que DEBE (forzosamente) creer un cristiano.
Si un cristiano deja de creer en la doctrina cristiana, pues deja de ser cristiano. Por ello todos los cristianos católicos ESTáN OBLIGADOS a creer en el cristianismo católico, a menos, naturalmente, que deseén dejar de lado su fe cristiana católica. Jesucristo dice: "El que no está conmigo, está contra mí, y el que no recoge conmigo, desparrama." (Lucas 11:23).
Sobre la cita de San Ignacio de Loyola, pues es una metáfora. La Iglesia no legisla sobre colores visibles y sus apreciaciones al ojo humano. San Ignacio expresa de este modo, la obediencia que TODO cristiano debe a la Iglesia fundada por Cristo.
El mito existe, pero OJO, no lo creen TODOS los católicos. En cuanto a la plata, no tengo comentarios que hacer, no estoy al tanto de si es o no un mito, porque no lo he escuchado.


Mito 17: «Los Protestantes Evangélicos son FANáTICOS FUNDAMENTALISTAS...»

Al Evangélico se lo considera "fanático" porque seguramente su actitud perseverante de predicar el Evangelio con denuedo es comparada con la apática actitud de la mayor parte de la feligresía católica. Con lo cual, es razonable que si el comportamiento del católico es visto como "normal", el del Cristiano Evangélico sea visto como "fanatismo"...

Voy sospechando que Sapia hace de mitos individuales, mitos religiosos, como parece ser el caso de varios de sus puntos. Primero, y que quede claro,todas las religiones tienen sus fanáticos, hay fanáticos católicos, fanáticos bautistas, fanáticos metodistas, fanáticos islámicos, fanáticos shintoístas, etc.
Negarlo sería intentar nadar contra la corriente. Por fortuna los fanáticos cristianos (sean católicos o protestantes), son minoría, pero existen, muy a pesar del sr. Sapia. Yo he tenido la ocasión de toparme con evangélicos tolerantes, abiertos al diálogo, respetuosos y sinceros, con evangélicos abstractos, incomprensibles, incapaces de expresar sus ideas, con evangélicos piadosos, que lo exhortan a uno a la oración, a la devoción, y también, sí, TAMBIéN, evangélicos furiosos, intolerantes, agresivos y poco dispuestos a escuchar al católico. ¡De que los hay, los hay, señor Sapia!
En cuanto al fundamentalismo. Ser fundamentalista no es por fuerzas algo "malo", como para que Sapia proteste contra este "mito". Todo depende de SOBRE QUé sea uno fundamentalista. El catolicismo es fundamentalista con respecto a los sacramentos, por ejemplo, ya que busca lo primero y lo más profundo de cada uno.
Casos de protestantes fundamentalistas, pues se han puesto de moda los que defienden a ultranza la teoría creacionista (el Génesis literal), negando toda evidencia científica sobre la evolución y el nacimiento del universo según lo concibe el Big Bang. Es un fundamentalismo curioso, y medieval para las mentes modernas, pero tampoco es malo por fuerzas.
No veo ningún caso en publicar diatribas contra este "mito del fundamentalismo evangélico".
Es un mito que el evangélico promedio es "fanático y fundamentalista". Pero decir que existen evangélicos fanáticos y fundamentalistas NO ES UN MITO, porque sí existen.


Mito 18: «Los Protestantes Evangélicos idolatran la Biblia...»

En la Biblia se encuentra "todo y sólo" lo que Dios quiso revelar al hombre, enseñando "sólidamente, fielmente y sin error la verdad que Dios hizo consignar para salvación nuestra", tal como lo expresa el Catecismo católico 106 y 107. Con lo cual el Cristiano Evangélico no "idolatra" a la Palabra de Dios, sino que la lee para conocerla, entenderla y aplicarla para su vida.

Tampoco es un "mito católico". He escuchado (dos o tres veces) a algún católico, decir esto, pero por lo demás no he tenido la oportunidad de escucharlo tan de boca en boca, que pueda considerársele mito.
Yo, personalmente, no creo que los evangélicos "idolatren la Biblia"; sino que, como dice Sapia, la leen para conocerla, entenderla y aplicarla; algo que muchos católicos hacen también.
Lo que sí creo, es que se limitan a la Biblia de un modo bastante risible, despreciando todo escrito ulterior que pueda hablar sobre doctrina cristiana, máxime si proviene de los primeros siglos y habla en favor de la postura católica.
Como ya dije; no considero que esta afirmación "los evangélicos idolatran la Biblia", esté tan extendida, que merezca llamarse MITO.


Mito 19: «Los Protestantes Evangélicos se creen dueños de la verdad...»

Quienes conforman la Iglesia de Dios, el Cuerpo de Cristo, formado por todos los renacidos por gracia, por medio de la fe en el sacrificio vicario del Cordero de Dios, no son "dueños" de la verdad, sino que son su "columna y baluarte (o sostén)" (1 Timoteo 3:15).
Ahora bien, no deja de ser curioso que quienes afirman la frase de marras no perciban que quienes justamente se reconocen como "dueños de la verdad" son aquellos que enseñan que SOLO lo que ellos interpretan es lo correcto y válido (Catecismo 85, 88, 100, etc.),

Primero, estoy de acuerdo en que ningún cristiano es "dueño de la verdad", sino que el Dueño de la Verdad es DIOS. En eso no hay ningún problema, y el mito lo he escuchado con palabras algo diferentes: "los protestantes creen tener la razón", "los protestantes se creen salvos", etc.,
Como ya es costumbre, Sapia no se limita a responder al "mito", sino que aprovecha la ocasión para echarle una pedrada (de paso), a la Iglesia Católica, como hace nuevamente con lo del "adueñamiento de la verdad".
Primero, cada quien cree que la interpretación que él mismo da, es correcta y válida, desde el mismo momento en que cree en ella. El mismo Sapia cree que él predica la Verdad, y la mejor prueba está en el nombre que dio a su sitio, "Conoceréis la Verdad", dando a entender, bastante claramente, que uno va a "conocer la verdad" visitando su sitio web.
Además, líneas antes, en el "Mito 6", Sapia decía que "si el evangélico odiara al católico, le ocultaría la verdad en vez de predicársela". Lo cual implicaría que el evangélico está en posibilidad de "ocultar la verdad al católico"... y para hacerlo, debe tener cierta "posesión" de la Verdad, y potestad para "ocultarla".
Sobre los numerales del Catecismo: Lo que se enuncia no es la autoridad de unos "ellos", sino de UNA IGLESIA, la fundada por Cristo. No se dice ahí que sólo un grupo decida cuál es la verdad, sino que la Iglesia, a través de los tiempos y en todo el mundo, es la que ENSEñA (no decide), cuál es la verdad.
Para demostrar la autoridad de la Iglesia, me remito a los sigs. versículos bíblicos: Juan 14:16, Mateo 28:20, Romanos 1:5, 1Timoteo 3:15, Lucas 10:16, Mateo 10:40, Juan 13:20.
No hay mucho "mito" en esto, pues ciertamente hay protestantes (y católicos) que se sienten DUEñOS -y no SEGUIDORES- de La Verdad


Mito 20: «Las Sectas Protestantes son más de 30,000...»

No es raro escuchar esto cuando alguien desea propagandear la idea de la "gran división" del Protestantismo en "innumerables sectas". Quien tal cosa diga incurre en un error, producto de repetir lo que escuchó que otro repitió por haber escuchado a otro que repitió...
Es una realidad que existen diversas denominaciones CRISTIANAS EVANGéLICAS (unidas en lo primario y con libertad en lo secundario).

La verdad, no creo que la cifra ">30,000" esté en la mente de la mayoría de los católicos, como para afirmar que se trata de un "mito católico".
Es una verdad innegable que hay muchísimas iglesias protestantes, y he sido testigo de discusiones doctrinales de protestantes contra protestantes.
Sapia dice "unidos en lo primario y con libertad en lo secundario". Igual ocurre en la Iglesia Católica, sólo que, a diferencia de Esta, entre los protestantes no hay una autoridad visible que DEFINA qué es lo primario, y qué es lo secundario.
Este es el problema que origina tanta división (que existe), y posteriormente el sectarismo, ya que Mormones, Adventistas, Luz del Mundo, Testigos de Jehová, etc., surgieron directamente del protestantismo, no del catolicismo.
Estas diferencias doctrinales existen desde los años de la Reforma, entre Lutero, Calvino y Zwinglio. (Como botón de muestra cito este artículo).
Incapaz de contar a las sectas protestantes, me veo obligado a decir que lo de las 30,000 sectas sí es un mito. Lo que no es un mito, (y téngalo claro, sr. Sapia), es que hay divisiones doctrinales y secesionismo en el protestantismo, y eso no es nada nuevo, sino que viene gestándose por varios siglos.

El artículo de Daniel Sapia sobre "los 20 mitos católicos", ha sido respondido también, en otro sitio católico, por mi estimado amigo y hermano Carlos Caso Rosendi, con notas perfectamente ordenadas y que cumplen su objetivo.
Se recomienda leerlo, para abundar más sobre el tema: Cuando 20 es igual a cero.

En fin, estos son, a fin de cuentas, los "20 mitos"-ahora con su correspondiente respuesta- que ha publicado Daniel Sapia. 

por Jesús Hernández

http://www.luxdomini.com/_ap/contenido1/20mitos.htm

1 comentario

Entradas populares de este blog

20 citas bíblicas imprescindibles para todo católico.

Orar por los difuntos, es biblico ?

LA MISA ESTA EN LA BIBLIA ¡¡ ENTERATE AQUI .