La Eucaristía no es un simple “recuerdo”

De mi hermano Jesús M.  Urones

 

La Eucaristía no es un simple “recuerdo” de la pasión del Señor o un símbolo entendido como un proceso meramente intelectual.


Veamos que la realidad de la Eucaristía es más profunda que un simple "símbolo":

jesus eucaristia
El contexto de la institución


Si leemos el contexto de la Institución de la eucaristía, encontramos cosas interesantes.
En el episodio de la unción de Betania en Marcos 14, 3-9, el gesto de la mujer es interpretado por Cristo como una anticipación de su próxima sepultura. Se transforma así en una acción profética, que anuncia y prefigura la muerte del Salvador. La perícopa de la preparación de la Pascua (vv 12-16), da todo su valor a esta clarividencia profética de Jesús que sabe de antemano todo lo que sucederá. La traición de Judas (vv 17-21) y después la institución eucarística (vv 22-25), la huida de los apóstoles, la negación de Pedro (vv 26-31): todo había sido profetizado en el Antiguo Testamento y todo ya lo conoce Jesús.
Para explicar y entender la relación entre el Gólgota y la Misa, dividiré mi aportación en tres partes, ya que es algo extenso. Espero me tengan paciencia y lo lean todo.
1- Primero deseo explicar que es un "símbolo" según las Escrituras
Las palabras de Jesús sobre el pan y sobre el cáliz son inseparables de las acciones, cuya significación vienen a precisar.
Acciones y palabras constituyen en conjunto lo que podemos llamar una acción profética. El procedimiento es frecuente en la Biblia. Nos encontramos con profetas, que no contentos con pronunciar un oráculo, mimetizan la profecía y la representan bajo figuras, aquello que quieren anunciar.
El profeta Agabo para anunciar a San Pablo su arresto, toma el cinturón de Pablo y se ata con él pies y manos:
Hechos 21, 11 "...el cual, llegándose a nosotros, tomó el cinto de Pablo, y atándose los pies y las manos con él, dijo: 'Esto dice el Espíritu Santo: Así atarán los judíos en Jerusalén al varón cuyo es este cinto, y le entregarán en poder de los gentiles'.”
El profeta Jeremías compra un cántaro y lo hace pedazos a los ojos de la asamblea diciendo: “Así habla Yahvé Saboath: haré pedazos este pueblo y a esta ciudad, como quien rompe un cacharro de alfarería que ya no tiene arreglo” (Jer 19, 11).
Más ejemplos bíblicas que nos demuestran que es, según las Escrituras, un símbolo:
Eze 4, 1-3 "Tú, hijo de hombre, toma una tableta de arcilla y póntela delante Traza en la tableta el plano de una ciudad, Jerusalén. Pon contra ella cerco, alza contra ella torres, haz vallado, asienta campamento delante de ella y pon contra ella arietes en derredor. Toma luego una plancha de hierro y ponía como muro de hierro entre ti y la ciudad, y dirige a ella tus miradas. El cerco será estrecho, y lo estrecharás cada vez más. Es señal para la casa de Israel."
Eze 5, 1-11 "Hijo de hombre, toma una espada afilada y empléala como navaja de barbero para raerte cabellos y barba. Toma luego una balanza justa y reparte el pelo. Un tercio lo quemarás al fuego en medio de la ciudad, mientras se cumplen los días del asedio; otro tercio lo herirás con la espada en derredor de ella,y el otro tercio lo esparcirás al viento y yo lo perseguiré con la espada desnuda. Toma también de ellos unos pocos, contados, y átalos a la orla de tu manto. Toma otros pocos y los echas en medio del fuego, que se quemen. De ahí saldrá el fuego para toda la casa de Israel. Así dice el Señor, Yahvé: Esta es Jerusalén. Yo la había puesto en medio de las gentes y de las tierras que están en derredor suyo. Ella se rebeló contra mis mandatos, malvada, más que las gentes, y contra mis leyes, más que las tierras que están en torno suyo, despreciando mis mandamientos y mis leyes y no andando por ellos. Por tanto, así dice Yahvé: Por ser más rebelde que las gentes que os rodean, y no haber seguido mis mandamientos, y no haber obrado según mis leyes, y hasta ni siquiera no haber hecho según las costumbres de las gentes que están en torno vuestro, por eso así dice el Señor, Yahvé: Heme aquí contra ti a mi vez para hacer justicia en ti, a la vista de las gentes, y haré en ti lo que no hice jamás, y como jamás volveré a hacer por todas sus abominaciones. Por eso dentro de ti se comerán los padres a sus hijos, y los hijos se comerán a sus padres; cumpliré en ti mis juicios, y lo que de ti reste, lo esparciré a todos los vientos. Por mi vida, dice el Señor, Yahvé, ya que tú has profanado mi santuario con todas tus fornicaciones, yo también te abatiré a ti, sin que perdone mi ojo, sin misericordia."
Oseas 1, 2 "Comienzo del hablar de Yahvé en Oseas: Dijo Yahvé a Oseas: Ve y toma por mujer a una prostituta y engendra hijos de prostitución, pues que se prostituye la tierra apartándose de Yahvé".


En ese sentido, Jesús, en la última Cena, no hace un simple “memorial”. En la última Cena Jesús ha hecho delante de sus discípulos una acción profética. Les ha mostrado lo que sucederá al siguiente día: el pan que parte y distribuye es el signo de su cuerpo que será entregado; el vino que se encuentra en la copa es el signo de la sangre que Él derramará sobre la cruz para establecer la alianza que Dios quiere concluir con los hombres.

 En otras palabras, la última Cena significa verdaderamente el Sacrifico del día siguiente.
Es entonces en el sentido netamente bíblico, que podemos hablar de que en la Última Cena Jesús realizó un "símbolo". No de la forma como lo expresan los protestantes
.

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

20 citas bíblicas imprescindibles para todo católico.

Orar por los difuntos, es biblico ?

LA MISA ESTA EN LA BIBLIA ¡¡ ENTERATE AQUI .