¿Porqué fue el rico al infierno?

Lucas 16:19-31 (El rico y Lázaro).

Esta es una historia real, que muestra el destino del hombre; con Cristo, y sin Cristo…

Notemos por favor amigo lector, y hermanos en Cristo, que no es una parábola como algunas que Cristo solía contar a sus discípulos, sino una historia verídica, acontecida muchísimos años atrás, antes que nuestro Señor y Salvador naciera.

¿Porqué fue el rico al infierno?

Debemos entender que NO es Dios quién condena al hombre al infierno; ES su pecado quien le envía a vivir una eternidad en ese horrible lugar de fuego y tormento. Donde el hombre está consciente de sus hechos en un constante lamento y lloro.

RAZONES POR LAS QUE EL RICO FUE AL INFIERNO:

a) Este hombre estaba confiando en sus riquezas.

Según Lucas 16:19 era humanamente un hombre poderoso, aparentemente sin necesidad de nada.

¿Cuántas personas hay en esta vida que piensan que por el hecho de poseer mucho dinero no tienen necesidad de nada ni de Dios?

Según Marcos 10:23, Dios no dice que la salvación no es para los ricos, sino que es muy difícil que un rico crea en Cristo Jesús como su Salvador, y por consiguiente sea salvo. Porque para aquellos que confían en las riquezas, eso les impide buscar de Cristo y de Dios, y si lo hacen lo hacen a su manera, y bajo sus propias condiciones.

Dios nos muestra que nuestro corazón no debe estar en las riquezas materiales, porque esto impide tener una comunión con Cristo porque nos hace morir o decaer espiritualmente.

Si Dios nos bendice grandemente en lo material, gloria sea dada a él, pero nunca debemos olvidarnos de él, porque de sus manos y de su gracia proviene todo para nuestro bienestar.

b) Porque él estaba demasiado ocupado en los placeres de la vida.

Cada día hacía fiesta, banquete, celebraciones, sin pensar que un día la muerte iba a llegar.

Esta actitud le llevó al infierno, porque su entrega a los placeres mundanos le impedían buscar a Dios y creer que Dios es el todo. Lucas 12:17-18.

Cuántas personas ahora mismo están entregadas a los deleites y pasiones mundanos sin pensar que existe una eternidad en el infierno, y contrariamente pensando que la vida del ser humano es muy corta y que por ello mismo debe vivirse y disfrutar al máximo bajo un desorden carnal y de bajas pasiones pecaminosas. Ignorando la Palabra de Dios, porque el diablo les ciega el entendimiento, impidiendo que la luz del Evangelio de Cristo resplandezca en sus corazones.

c) Estaba controlado por el orgullo.

Se vestía con lo mejor mostrando su egoísmo, su vanidad humana en condición de rico, y humillando a Lázaro y por qué no decirlo, quizás a cuanta persona pobre se cruzaba en su camino pensando que por ser poseedor de tantas riquezas, tenía el derecho de humillar a los de pobre condición económica.

Tenemos que reconocer que nada de estas actitudes es el todo de la vida, y que el Señor nos da una oportunidad para buscarle, antes que sea demasiado tarde.

d) Había cerrado sus oídos para no oír y recibir la palabra de Dios. Lucas 16:28.

En su tiempo tenía a Moisés y a los profetas, y el rico no quiso escucharlos.

Después la gente tuvo a Cristo y le rechazaron, y lo que es peor, aún muchas personas siguen rechazándole, sin querer oírle y abrir su corazón para tener acceso a la salvación, y derecho a la vida eterna.

Las personas necesitan entender el mensaje que Dios ha dejado a la humanidad.

La razón porque muchas gentes están perdidas es porque no han querido escuchar la palabra de Dios como mera palabra de Dios. Solo escuchan, pero no quieren creer. Según 2 Pedro 3:9 El Señor no retarda su promesa, es paciente y espera que el hombre se arrepienta.

Espera que el hombre abandone esa vida desordenada, esa actitud de egoísmo e idolatría y se vuelva a él. Pero necesita hacerlo hoy, porque hoy es el día de salvación, mañana quizás sea demasiado tarde.

Estimado lector reflexionemos en esto: ¿Qué es lo único que podemos tener seguro? ¿No es acaso la muerte? Porque la vida en un abrir y cerrar de ojos se puede terminar, no sabemos lo que será mañana. ¿Y si usted muere hoy? ¿Dónde pasará su eternidad? ¿Dónde será su despertar?

La Biblia dice que Lázaro murió y fue llevado por ángeles al cielo, porque había creído en Cristo y al momento de abandonar su vida aquí, pasó a una mucho mejor con Cristo.

Pero también dice que el rico murió y su despertar fue en el infierno, de tal manera que suplicaba estando allá que alguien viniera a sus hermanos en la tierra, y les hablaran del infierno para que se librasen de ir a ese lugar de tormento.

¿Cuál será su respuesta? ¿creer o no creer que hay un cielo y que hay un infierno?

Cristo quiere salvarle y darle la vida eterna con él en el cielo, lo único que tiene que hacer es creer que usted tiene la necesidad de un Salvador, y ese Salvador es Cristo el Señor. No tarde en buscarle.

Juan 3:16 dice: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.”

Que Dios le bendiga a usted y los suyos…

.

serviciobiblicocatolico@hotmail.com

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

20 citas bíblicas imprescindibles para todo católico.

Orar por los difuntos, es biblico ?

LA MISA ESTA EN LA BIBLIA ¡¡ ENTERATE AQUI .