PRIMACÍA DE PEDRO,en la biblia

PRIMACÍA DE PEDRO
FUNDAMENTOS BÍBLICOS


Hay quienes sostienen que la primacía de Pedro sobre los Apóstoles, es un invento de la Iglesia Católica y que tal doctrina no se encuentra en la Biblia, que es totalmente antibíblico.
Por eso es importante explorar los textos que reflejan cuál es la voluntad de Jesús en este terreno y tratar de entender sin ideas preconcebidas que significancia tiene la primacía dentro de la Iglesia primitiva y actual.
Textos contundentes
Si uno lee con objetividad los textos bíblicos, hay que ser ciego para no aceptar la conciencia clara que hay en los evangelistas de que Pedro no se comportó como uno más de los Apóstoles, sino que se mostró como el principal: se le nombra el primero, aparece el primero, recibe el cambio de nombre, de Simón en Cefas o Kefas, se le llama roca, piedra, Pedro: “Tú eres Simón, el hijo de Juan; tú serás llamado Cefas.” (Jn 1,42; Mc 3,16).
Esta idea de su singularidad se está repitiendo continuamente en los Evangelios:
Mt 16,18 Y yo a mi vez te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella.
Mt 10,2 Los nombres de los doce Apóstoles son éstos: primero Simón, llamado Pedro, y su hermano Andrés; Santiago el de Zebedeo y su hermano Juan;
Mc 5,37 Y no permitió que nadie le acompañara, a no ser Pedro, Santiago y Juan, el hermano de Santiago.
Mt 17,1 Seis días después, toma Jesús consigo a Pedro, a Santiago y a su hermano Juan, y los lleva aparte, a un monte alto.
Mt 26,37 Y tomando consigo a Pedro y a los dos hijos de Zebedeo, comenzó a sentir tristeza y angustia.
Los gestos son persistentes en el sentido de la primacía del Apóstol:
- Jesús predica desde su barca:
Lc 5,3 Subiendo a una de las barcas, que era de Simón (Pedro), le rogó que se alejara un poco de tierra; y, sentándose, enseñaba desde la barca a la muchedumbre.
- Paga el tributo por sí mismo y por el Maestro:
Mt 17,27 Sin embargo, para que no les sirvamos de escándalo,[Pedro] vete al mar, echa el anzuelo, y el primer pez que salga, cógelo, ábrele la boca y encontrarás un estáter. Tómalo y dáselo por mí y por ti.»
- Le encarga fortalecer la fe de los otros cuando la prueba llegue:
Lc 22,32 pero yo he rogado por ti [Pedro], para que tu fe no desfallezca. Y tú, cuando hayas vuelto, confirma a tus hermanos.»
- Se le aparece personalmente después de la resurrección:
Lc 24,34 que decían: «¡Es verdad! ¡El Señor ha resucitado y se ha aparecido a Simón (Pedro)!»
1 Cor 15,5 que [Jesús] se apareció a Cefas (Pedro) y luego a los Doce;
Algunos textos son tan contundentes que resulta difícil negar su primacía, si se recogen con serenidad las palabras transmitidas en el Evangelio: “Bienaventurado tú, Simón, hijo de Jonás, porque no es la carne ni la sangre quien eso te ha revelado, sino mi Padre, que está en los cielos. Y yo te digo a ti que tú eres Pedro (Cefas) y sobre esta roca edificaré yo mi Iglesia; y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella. Yo te daré las llaves del reino de los cielos, y cuanto atares en la tierra será atado en los cielos y cuanto desataras en la tierra será desatado en los cielos.” (Mt 16, 17-19)
Los hechos claros
Los primeros discípulos no tuvieron duda acerca de la Primacía de Pedro y de su preeminencia.
La idea de las llaves de los cielos empalmaba ya con el poder venido del cielo y algunas alusiones de los profetas: Is. 22,22; Apoc 1,18 y 3,7.
Los que posteriormente han pretendido minimizar el sentido del texto bíblico chocan con la unanimidad de la tradición y con la claridad de la decisión de Jesús.
También ha sido tradicional enlazar esa voluntad de Cristo con la última de las apariciones en el lago de Genezareth, después de la resurrección, por la triple pregunta sobre su amor y la triple alusión al deber de apacentar corderos y ovejas.
Jn 21,15-17
Después de haber comido, dice Jesús a Simón Pedro: «Simón de Juan, ¿me amas más que éstos?» Le dice él: «Sí, Señor, tú sabes que te quiero.» Le dice Jesús: «Apacienta mis corderos.» Vuelve a decirle por segunda vez: «Simón de Juan, ¿me amas?» Le dice él: «Sí, Señor, tú sabes que te quiero.» Le dice Jesús: «Apacienta mis ovejas.» Le dice por tercera vez: «Simón de Juan, ¿me quieres?» Se entristeció Pedro de que le preguntase por tercera vez: «¿Me quieres?» y le dijo: «Señor, tú lo sabes todo; tú sabes que te quiero.» Le dice Jesús: «Apacienta mis ovejas.
La rapidez con la que, después de Pentecostés, Pedro ejerció el mando de la comunidad es dato interesante.
Sus decisiones y sus discursos constituyen el eje de la Nueva Comunidad de Jesús:
- decide la elección de Matías
Hch 1,15 Uno de aquellos días Pedro se puso en pie en medio de los hermanos – el número de los reunidos era de unos ciento veinte – y les dijo:
- anuncia a Jesús con motivo del gentío que acude ante el ruido del Espíritu que ha venido
Hch 2,14 Entonces Pedro, presentándose con los Once, levantó su voz y les dijo: «Judíos y habitantes todos de Jerusalén: Que os quede esto bien claro y prestad atención a mis palabras:
- es citado y habla ante el Sanedrín
Hch 4,8 Entonces Pedro, lleno del Espíritu Santo, les dijo: «Jefes del pueblo y ancianos,
- recibe en la Iglesia al primer gentil convertido, a Cornelio, el centurión Hch 10,1ss
Sobre todo resaltan los hechos pastorales:
- habla en el primer “concilio” de los Apóstoles
Hch 15,7 Después de una larga discusión, Pedro se levantó y les dijo: «Hermanos, vosotros sabéis que ya desde los primeros días me eligió Dios entre vosotros para que por mi boca oyesen los gentiles la Palabra de la Buena Nueva y creyeran.
- recibe la primera visita de Pablo en Jerusalén
Gal 1,18 Luego, de allí a tres años, subí a Jerusalén para conocer a Cefas y permanecí quince días en su compañía.
- es detenido por Herodes por ser representar el liderato del grupo que comienza a difundirse:
Hch 12, 1-4 Por aquel tiempo el rey Herodes echó mano a algunos de la Iglesia para maltratarlos. Hizo morir por la espada a Santiago, el hermano de Juan. Al ver que esto les gustaba a los judíos, llegó también a prender a Pedro. Eran los días de los Azimos. Le apresó, pues, le encarceló y le confió a cuatro escuadras de cuatro soldados para que le custodiasen, con la intención de presentarle delante del pueblo después de la Pascua.
Así como la Biblia, los evangelistas y los Apóstoles dan fe de la Primacía de Pedro, así también lo entendieron los Padres de la Iglesia en cuyos textos reflejan el reconocimiento de la Iglesia Primitiva hacia Pedro, tal como lo reconoce la Iglesia actual en sus sucesores, los Papas.
Fuentes:
Biblia de Jerusalén 3ra Edición
Diccionario de Catequesis y Pedagogía Religiosa
Gran Enciclopedia RIALP
Diccionario Teológico Enciclopédico
http://pabloeze.wordpress.com/2012/05/02/primacia-de-pedro/

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

20 citas bíblicas imprescindibles para todo católico.

Orar por los difuntos, es biblico ?

LA MISA ESTA EN LA BIBLIA ¡¡ ENTERATE AQUI .