“Dos puertas tiene el cielo: la inocencia y la penitencia”.

¿Quieres agradar a Dios? Busca su voluntad y no la tuya.
¿Quieres seguir a Jesús? Reniega de ti mismo y lleva tu cruz.
¿Quieres ser santo? Único sendero: el sacrificio.
¿Quieres formar tu carácter? Única escuela: la renuncia.

1. Sepas en general negar a la naturaleza lo que demanda sin necesidad.
2. Sepas constreñirla a hacer lo que rehúsa sin razón.
3. ¿Te pide un minuto más de sueño después de haberte despertado? Rehúsale hasta un segundo.
4. ¿Te sugiere recostarte muellemente cuando estás sentado? No la escuches.
5. ¿Te inspira apoyarte durante la oración? No lo hagas por nada.
6. ¿Tal vez te sugiera acortarla? Si puedes, alárgala.
7. ¿Se presenta en tu plato un bocado que te
apetece mucho? Ofrécelo en sacrificio a Dios que se inmolo por ti.
8. ¿Tienes apetito? Espérate un poco, come despacio.
9. ¿Tienes melancolía y ganas de llorar? Canta alegremente.
10. ¿Estás de mal humor? Ríe, si puedes, o bien esfuérzate en hacerlo.
11. ¿El prurito de hablar te insta y tienes deseos de decir una palabra aguda? Calla, inmola ese gusto por Jesús.
12. ¿Te sientes tentado de la ira? Por amor de Jesús sé bueno y manso.
13. ¿Sientes deseos de venganza? Vuelve bien por mal.
14. ¿Quieres hacer algún agravio a tal persona? Usa de benevolencia con ella.
15. ¿Quieres decir mal de una persona? Habla bien de ella o por lo menos calla.
16. ¿Querrías evitar su presencia? Sal a su encuentro.
17. ¿Querrías hablarle con dureza? Háblale con dulzura y con el corazón en la mano.
18.¿Quieres aprovechar la ocasión de una pequeña venganza y decir una palabra punzante? Muéstrate cortés y urbano.
19. ¿Por amor propio o por cortedad de ánimo te cuesta prestar un insignificante servicio? Doble motivo para hacerlo, doblado mérito en prestarlo.
20. ¿Todo te impacienta? Conserva tu igualdad de ánimo, tu buen humor.
21. ¿Tienes deseo de satisfacerte de hablar, de proceder, cuando experimentas violenta conmoción? Espera, calla, deja pasar la
tormenta.
22. ¿Quieres apurarte al recitar el oficio, al rezar el Rosario, al hacer alguna cosa? Hazla con mayor lentitud.
23. ¿Se dice en torno tuyo algo que despierta tu curiosidad? No le prestes oído por amor a Jesús.
24. ¿Encuentras en tu camino un objeto interesante que ver y que todos corren a mirar? No lo mires, no des un paso para verlo.
25. ¿Sentirías placer en comer aquel dulce o postre? Sacrifícalo, dáselo al divino Esposo, y te lo pagará cuadriplicado.
26. ¿Te sientes tentado de comer y beber fuera de las comidas? No lo hagas, podría ser sensualidad.
27. ¿Querrías calentarte cuando hace frío sin verdadera necesidad? No lo hagas, ofréceselo a Jesús.
28. ¿Eres inclinado a lamentarte cuando sufres? Por amor de Jesús, que te da una pequeña parte de su cruz, bendice el
sufrimiento o por lo menos guarda silencio.
29. ¿En la humillación, en la reprobación, en la contrariedad, te sientes con ganas de murmurar y entristecerte? Silencio.
30. ¿Te sientes movido a excusarte? Acúsate mejor, o si no ... calla.
31 . ¿Te sientes desolado entristecido? Acéptalo y ofréceselo a Dios.
32. ¿Tienes que soportar un clima frío, o muy caluroso? Ofréceselo a Dios en silencio.
33. ¿Mezquina vanidad te inclina para mirarte demasiado en el espejo? Piensa que el divino espíritu puede mirarte con ojos de
compasión.
34. ¿Deseas leer pronto una carta que has recibido? Haz como los santos, espera un momento y luego léela.
35. ¿Quieres hacer algo sólo por gusto? No lo hagas.
36. ¿Quisieras decir o estas por escuchar una alabanza en tu honor? Desvía la conversación.
37. ¿Has escuchado una expresión que te hiere, una sospecha infundada o una acusación? Disimula todo y perdona pronto.
38. ¿Crees que te han olvidado o no tenido en cuenta para, algo? Calla ... Calla ...
39 ¿Sientes en tus sentidos ansias de arrasar con todo? Es señal evidente de que la voluntad es floja: mortifícate los ojos, el oído, la lengua, aún en las cosas lícitas.
40. ¿Te impacientas fácilmente contigo mismo porque caes siempre en las mismas faltas? Animo. No te sientas vencido ni aun
vencido, empieza de nuevo, como si fuera la primera vez.

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

20 citas bíblicas imprescindibles para todo católico.

Orar por los difuntos, es biblico ?

LA MISA ESTA EN LA BIBLIA ¡¡ ENTERATE AQUI .